Gafas icónicas del mundo del cine

banners-Optimil-73-TWITTER

La historia del cine nos ha enseñado personajes que se han quedado en la memoria de todos, no sólo por el papel que desempeñaban en la película, sino también por su vestuario. Que una buena interpretación engrandece a un personaje en el cine no es un secreto, pero, ¿hasta qué punto la caracterización influye para que ese personaje perdure en nuestra retina?

Para conseguir mayor credibilidad, y configurar el carácter de un personaje, los especialistas en vestuario y caracterización se sirven no solo de la ropa, sino también de los complementos. Las gafas, ya sean de vista o de sol, han sido la pieza fundamental para configurar la estética de nuestros iconos del cine. Las gafas, además de ayudar a corregir deficiencias visuales o salvaguardarnos del sol, tienen la facultad de impregnar de personalidad a quien las lleva. Por eso, no nos extraña que los directores aprovecharan el misticismo y glamour que aportan las gafas para crear personajes inolvidables.

Nuestros diseños favoritos que caracterizaron a los iconos del cine

El icono por excelencia, en estilo y elegancia, ha sido sin duda, Audrey Hepburn. Todos recordamos ese momento en el que se come un croissant delante de Tiffny´s, llavando puestas unas gafas de sol. Se trataba del modelo Manhattan de Oliver Goldsmith, la primera firma de gafas de sol en unirse a casas de moda. Siguiendo con otro referente de elegancia, Cary Grant llevó unas icónicas gafas de sol en la película de Alfred Hitchcock, Con la muerte en los talones. Estas gafas de sol se caracterizan por un marcado estilo retro, de forma redondeada y con los cristales tintados de verde.

De la glamurosa década de los 60´s, pasamos a los irreverentes 70´s. En Taxi Driver, dirigida por Martin Scorssese, vemos a un Robert de Niro fuera de control, interpretando a un ex marine. En la película, el oscarizado actor lleva unas Ray-Ban Aviator que le aportaban una personalidad única.

En esta década, Woody Allen consigue afianzar su ascenso en el cine estadounidense, con una de sus películas mejor valoradas por la crítica, Annie Hall. En esta película romántica, vemos un jovencísimo Woody Allen, donde aparece con sus ya clásicas gafas de pasta negras, que le acompañarían el resto de su carrera.

Los 80´s supusieron años de trasgresión y revolución que sin duda influiría en la moda. Justo en esta época Tom Cruise comenzó a despuntar como actor, convirtiéndose en el chico de moda.  Cruise puso en tendencia las gafas Wayfarer en Risky Bussines, y a la marca Ray Ban , que utilizaría también en la película Cocktail. Iconos indiscutibles como Madonna o Michael Jackson hicieron de estos diseños una parte esencial de su identidad, durante estos años.

El cine de ciencia ficción es uno de los géneros que ilustran con mayor precisión la identidad que ofrecen unas gafas. Los 90´s fue una década fundamental en este género, tanto por la proliferación de películas que nacieron durante estos años, cómo el diseño y la estética que caracterizó este cine.

Todos recordamos a un gélido Keanu Reeves, que encontraba la expresión mediante sus características gafas negras en Matrix, dirigida por los hermanos Wachowski: no nos imaginamos a Neo sin su abrigo largo, poniendo gesto serio tras los anteojos.

Otro de esos personajes duros, a los que no se les movía una pestaña y jamás se quitaban las gafas, fue Wesley Snipes en Blade, con un diseño que marcaría tendencia entre el sexo masculino. Y si hablamos de tipos duros y gafas icónicas que inmortalizaron estrellas de Hollywood en este género, no podemos olvidar a Arnold Schwarzenegger, en Terminator.

Continuando, en la década de los 90, de la ciencia ficción pasamos a la comedia, en este caso con la película de culto El Gran Lebowsky, de los hermanos Coen, donde vemos a Jeff Bridges y su partner John Goodman, caracterizados con gafas de sol en cristal naranja, este último con diseño aviador, tan de tendencia esta temporada. Otro personaje icónico de la comedia en esta década fue el personaje, Ali G, del siempre irreverente Sacha Baron Cohen. Con un tono satírico y descarado, este personaje hacía de las suyas en esta película sin quitarse sus características gafas de sol, también con cristales naranjas.

El cine de principio de 2000 y el más actual, también tienen a sus protagonistas indiscutibles, que marcaron diferencia sabiendo llevar las gafas de moda. En 2001, se estrenaba la película Una rubia muy legal. En aquella película, una de las actrices más queridas del cine, Reese Witherspoon, lucía vestuario en tonos rosas, acorde a las gafas con el cristal del mismo color.

Otro ejemplo, también con un diseño llamativo, fue el de Johnny Depp en Charlie y la fábrica de chocolate. El actor, llevaba unas gafas extra grandes de mosca redondas, con cristales oscuros y una montura blanca, que explotaban todavía más la extravagancia del personaje. Si bien en la vida real esta montura no ha sido comercializada, no es menos cierto que marcaba a la perfección la personalidad de Willy Wonka.

En el cine patrio también tenemos ejemplos de personajes icónicos unidos al diseño de sus gafas. Una de las musas de Pedro Almodóvar, la difunta Chus Lampreave, casi siempre llevaba puestas sus gafas con cristales de aumento, que la hacía, si cabe, más entrañable y carismática. Lo mismo sucede con el actor y humorista Carlos Areces, que luce grandes gafas de pasta con cristales aumentados, que le aportan mayor comicidad.

La moda y el cine han ido unidos, formando un tándem perfecto. Al igual que el cine, el diseño en gafas ha ido evolucionando hasta la actualidad. Las leyendas del cine nos han dejado personajes inolvidables, que marcaron una época y que sin duda, serán también recordados por sus icónicas gafas.

The following two tabs change content below.

Lucía Serrano

Experta en Salud Visual at Optimil Franquicias
En ópticas Optimil tenemos la responsabilidad de cuidar de la imagen de nuestros clientes pero también de algo más importante: tu salud visual.

Autor: Lucía Serrano

En ópticas Optimil tenemos la responsabilidad de cuidar de la imagen de nuestros clientes pero también de algo más importante: tu salud visual.